Coronavirus y ciencia ficción

COVID-19: El médico-escritor en tiempos de pandemia.

Es la primera vez, si no me equivoco, que mis dos profesiones se encuentran la una con la otra de manera tan explícita y explosiva. Y es que, si bien la medicina siempre ha tenido vínculos con la ciencia ficción, ahora me tocó estar inserto en pleno campo de batalla, tanto a nivel sanitario como literario. Actualmente me encuentro en el proceso de especialización en Dermatología, por lo que todavía no he sido llamado para atender pacientes con COVID-19, de cara a cara, quiero decir, pero sí me han asignado roles como segunda línea, algo así como los que tratamos de aportar descongestionando las consultas para que los veteranos de los servicios de urgencia no se vean sobrepasados. Sin embargo, dada la contingencia, y dado que soy empleado público del Servicio Metropolitano Sur Oriente, en caso de ser necesario, tendría que partir donde las papas queman (Hospital Sótero del Río) y hacer todo lo que pueda para ayudar.

Ese es uno de los frentes. El otro: el literario. El de la ciencia ficción en particular, la llamada literatura de ideas, de especulación, de anticipación. Porque también me sentí llamado: ¿podría un escritor de este género no estar con una lluvia milenaria de reflexiones frente a lo que estamos enfrentando? ¡Ah! ¡Imposible! Es nuestro laboratorio, es donde le damos forma a las potencialidades. Por eso, en una especie de alineación planetaria, este médico-escritor por fin pudo hacer gala real de ese título (bueno, eso me gusta creer).

oznorCO

El frente médico.

fbt

No se me ocurrió que, ante el uso obligatorio de las mascarillas, bien difícil iba a ser tomarme una energética en lata.

Les puedo contar que lo que solían ser consultorios normales ahora parecen sets de filmación sacados de alguna película apocalíptica con estética soviética. Ya, lo confieso, la estética soviética lo entrega el filtro en blanco y negro de las fotos que saqué. Perdón, fue inevitable; le da un toque. Pero lo cierto es que todo ha cambiado y el cambio siempre es interesante. Las enfermeras y los enfermeros, así como los TENS (técnicos en enfermería de nivel superior), se encargan de llevar a cabo los controles rigurosos que permiten que un paciente entre o no al servicio, al menos donde ando yo, que me tocó cubrir las consultas espontáneas que acudieran a Dermatología en el Centro Médico de San Joaquín de la Universidad Católica. Pasado ese primer control, ya puede ingresar la persona para dirigirse donde sea que desee consultar. En mi caso, con mascarilla y guantes, espero tales situaciones en caso de que involucren algo de la piel. Funciona bien, debo decir. Hasta ahora no hemos colapsado y nos sentimos aportando y ayudando. Pero, de que el ambiente es algo tétrico o, más bien, desconcertante, lo es. Cada cierto tiempo de cobertura, se nos indica volver a nuestras guaridas para entrar en cuarentena preventiva, antes de volver a salir en nuevo auxilio del sistema de salud.

ciencia-ficcion-uc-pandemia

El frente literario.

oznorCO

Pero con respeto. Solo me gustó ese mini letrero, no es que lo diga tan en serio.

¿Y qué hace un médico-escritor de ciencia ficción en cuarenta? Entra en un vórtice de inspiración y motivación contrarreloj. Eso me pasó a mí, por lo menos. Quizás, si estás leyendo esto, ya sabes de una antología de ciencia ficción dedicada a la situación actual sobre la pandemia del coronavirus… Surgió así. En este escenario. En estos días de encierro. Debía escribir algo al respecto. Y, pensé, ¿por qué no convocar a varios para generar una visión de mayor envergadura? Voilà! ¡Partimos! En una carrera de pincelazos epopéyicos, con el poder del trabajo en equipo, gente insomne, y locos-de-alto-rendimiento (25 escritores en total, incluidos otros médicos a los que convencí), sacamos en una semana y tres días lo que ahora se llama COVID-19-CFCh: Antología Sci Fi en tiempos de pandemia, para descarga gratuita.

Arturo Sierra escribió en un reciente comentario sobre el libro: “La antología tiene algo de eso que buscaban los pintores impresionistas, que pintaban rápido precisamente para poder captar la luz tal como caía sobre un paisaje en un momento preciso, y no en un estudio controlado. COVID-19-CFCh es un cuadro impresionista de la pandemia que estamos viviendo”. Y confieso que me encantaron sus palabras. Suena lindo: ciencia ficción impresionista. Me gusta lo acertado que resulta.

Recientemente se publicó, también, una entrevista que me realizó la Revista Pudú al respecto. Se las recomiendo (¡perdón el sesgo!); incluye abundantes detalles sobre esta cruzada. Rescato, particularmente, la pregunta con la cual terminó el intercambio:

P: “¿En qué medida la literatura de ciencia ficción es un factor relevante en esta situación actual?”

R: Creo que la ciencia ficción es intrínseca al ser humano. El “nombre” puede que no sea el mismo a lo largo de nuestra historia (pasada o futura), pero su esencia siempre ha estado, desde formas más simples a otras más complejas. Es una conjunción entre filosofía, pensamiento científico y arte. Eso la hace trascendente e inevitable. Es nuestro “laboratorio”, como diría Ted Chiang. Más que un factor relevante en esta situación actual, creo que siempre lo es. Como toda forma de expresión artística, es un salto a lo desconocido, un intento de aprehender lo abstracto, lo intangible, de darle formas distinguibles. Sin ella, quedamos ciegos a las estrellas. Y no me refiero solo a las de arriba.

Me inspiré… Pero fue desde el corazón, verdaderamente.

rpt

Claro que, para que vean que es muy cierto esto de los escritores de ciencia ficción y estos relámpagos de motivación, Palabra Pública de la Universidad de Chile publicó por su parte, hace tan solo unos días, un reportaje titulado: “COVID-19: ¿una nueva encrucijada para la ciencia ficción?” Interesantes abordajes.

El frente en cuarentena.

En estos días, ya lanzada la antología y ya cumplido, por el momento, mi turno respectivo en la crisis sanitaria, me encuentro nuevamente en mis jornadas de cuarentena preventiva, encerrado, hasta ser invocado una vez más (en cualquiera de los dos frentes, claro). Estos días son tan, pero tan especiales. De seguro somos la gran mayoría los que estamos en las mismas. ¿Qué es lo que realmente viene por delante? No lo sé. Tengo ideas, muchas. Pero, al final del día… ¿No lo sabemos, o sí? Hay tantas aristas a considerar. ¿Qué irá a ocurrir con el rol de Estados Unidos en la política mundial? ¿Qué va a pasar con la OMS/WHO? ¿China tiene la respuesta o, más bien, la pregunta original? Quién sabe. ¿Tendremos los médicos que adaptarnos a realizar telemedicina con mayor frecuenta que la antigua práctica presencial? ¿Tendremos que sacar una nueva antología si es que viene una segunda onda de coronavirus, como algunos anuncian?

Da para hablar bastante…

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: