Ciencia Ficción Chilena

Spin-off: “El corredor”

agriculture-1822450_1920

Spin-off time!

¡Una inesperada irrupción al mundo de Jacinto y Baldomero! Claudio Soto Molina ha escrito un relato que ingresa en la historia de “La herradura entre las zarzamoras”. Un muy lindo y emotivo gesto por parte de este “corredor”. Leer su ficción me ha significado una experiencia fantástica. ¡Gracias, Claudio!

Acá les dejo el link de su cuento: “El corredor”

Además de ser uno de los relatos de “Más espacio del que soñamos” (Editorial Puerto de Escape 2018), “La herradura entre las zarzamoras” fue también publicado en la revista venezolana “Letralia, Tierra de Letras”, a cargo del escritor Jorge Gómez Jiménez y activa desde 1996. Después de leerlo pueden disfrutar el spin-off de Claudio sin temor de recibir spoilers. ¡Espero que lo disfruten!

Acá les dejo el otro link para leer primero el cuento original:

“La herradura entre las zarzamoras”

“Más espacio del que soñamos” se encuentra disponible en Amazon Kindle y en librerías de Chile (Librería Antártica, Feria Chilena del Libro, Elylibros Algarrobo y de vez en cuando aparece en ferias artesanales y entre libreros de Santiago.

Ciencia ficción en Viña del Mar 2019

Banner-Web-Viña

Muy contento de haber participado en la Charla Inaugural de la 37a Feria Internacional del Libro Viña del Mar 2019. Como siempre, disfrutando de unos buenos diálogos de literatura fantástica. ¡Excelente público!

Acá les dejo algunas fotos acompañado de Mario Bustos Ponce, Felipe Tapia Marín y Marcelo Novoa. Un gigantesco agradecimiento a mi querida editorial Puerto de Escape por lograr gestionar estos maravillosos eventos.

d04f6067-71d4-449c-9793-1e7d8bf26369e61654cb-0895-4760-adc3-aa54ecdcaa6bIMG_7199IMG_7204

La ciencia ficción como un vitral

Publicación LDP Magazine

Publicación del artículo “La ciencia ficción como un vitral: la propuesta Narrativa de Jorge Alberto Collao”. Ciencia ficción chilena. ¡Un autor para conocer!

Publicado en LDP Magazine, Editorial Puerto de Escape y Editorial Escritores

“… su capacidad de combinar las dimensiones fantásticas —fantasía, terror y ciencia ficción— y, sin embargo, lograr que el resultado final logre ser, como un todo, ciencia ficción…”

Una Estela en un millón

beach-1236581_1920

“Una Estela en un millón”, por Leonardo Espinoza Benavides.

Reseña del relato “Una en un millón” del escritor chileno contemporáneo Rodrigo Juri. Desde el pequeño nicho literario que constituye actualmente la ciencia ficción en Chile, este autor nacional nos presenta una narrativa en la vertiente más noble del género, en aquella capacidad artística y especulativa que le permite desfigurar la realidad para presentarla a través de un nuevo prisma, nostálgico y estimulante.

Una reseña y un relato a los que les tengo un muy especial cariño. Aquí pueden leerla, publicada en Crítica.cl.

Para leer el cuento mismo (que es una obra maestra de ciencia ficción chilena), pueden acceder desde Revista Axxón o desde El Sitio de Ciencia Ficción.

¡Que lo disfruten!

Ciencia ficción en el Palacio Rioja

IMG_1009

Maravillosos recuerdos de la reciente presentación realizada en el Museo Palacio Rioja de Viña del Mar, en el contexto del 6° Ciclo de Literatura Fantástica Chilena. ¡Un público excelente! Participativo, motivado. Y, además, con la siempre buena compañía de Mario Bustos Ponce y Marcelo Novoa.

“We are cups, constantly and quietly being filled. The trick is knowing how to tip ourselves over and let the beautiful stuff out” – Ray Bradbury

IMG_1010IMG_1011IMG_1012IMG_1013IMG_1016IMG_1018

Ciencia ficción en la Biblioteca Severín

IMG_0353

Maravillosa jornada de diálogos sobre ciencia ficción en Biblioteca Severín, Valparaíso. ¡Ambiente y personas sumamente acogedoras!

IMG_0355

Ciencia ficción chilena en Villa Alemana

IMG_9401

Tuvimos una gran y entretenida jornada en la presentación de la 7° Feria del Libro de Villa Alemana 2018. ¡Un muy buen recibimiento y un muy lindo encuentro! Se agradece la motivación local y el espacio para la ciencia ficción y muchos géneros más. Como siempre disfrutando junto a Mario Bustos Ponce y Marcelo Novoa.

IMG_9389IMG_9391IMG_9392IMG_9393IMG_9396IMG_9397IMG_9407IMG_9410

Ciencia ficción chilena en la SECH

RZDN0311

¡Una jornada disfrutada al máximo! Con sala llena y buen ambiente, con café, picoteo y champaña: así se vivió el lanzamiento de Más espacio del que soñamos en la Sociedad de Escritores de Chile este viernes 6 de julio de 2018. ¡Infinitamente agradecido de todos! También un merecido aplauso para Marcelo Novoa y Editorial Puerto de Escape, por su dedicación, motivación y, sobre todo, por su pasión. Ya van hartos años en este lindo círculo de la ciencia ficción: ¡qué sigan siendo muchos más y a seguir contribuyendo!

Aquí les dejo más fotos del evento:

PIPD3988

XAOG6193MYEB5524KRCN2062GKJQ2864CJRE2091JJAI0066NUJT5815HODX4983IWUZ8156TDOL2285DLWS6201DKJH9027VKXS8114OLQJ8241LXZN0510 (5)OKUB0548

ISLI0525

¡Nos seguimos viendo y leyendo!

Ciencia ficción chilena en Cuba

sunrise-2749393_1920

¡Una semana inimaginable! Una vez más, nueva publicación; esta vez turno del relato Océanos color rosa, de Más espacio del que soñamos. La publicación se ha realizado en Cubaliteraria con una hermosa reseña realizada por Elaine Vilar Madruga.

Cubaliteraria es el Portal del Instituto Cubano del Libro, celebrando hoy en día su aniversario número 17. Elaine Vilar Madruga (1989) es una destacada poetisa, narradora y dramaturga cubana. Pueden seguirla por instagram a @elainevilarmadruga.

Desde aquí pueden acceder relato y su reseña: Océanos color rosa

¡Que lo disfruten mucho!

Reseña titulada “Océanos color Keats”, por Elaine Vilar Madruga

Literatura especulativa

books-1655783_1920

A la espera de “Más espacio del que soñamos”, comparto con ustedes un intercambio de ideas realizado con el autor chileno de literatura fantástica Jorge Alberto Collao, quien publicó recientemente un artículo titulado “Los retos de la literatura como género especulativo” en Crítica.cl (disponible también en Puerto de Escape y LDP Magazine). Como invitación a sus palabras, extendí las mías para el diálogo. Esa respuesta comparto aquí con ustedes, como un pequeño manifiesto de mi visión sobre el género fantástico, y en particular sobre la ciencia ficción, llamada en sus momentos de mayor esplendor: “literatura de ideas”.

Estimado Jorge:

¡A qué gran y tendida conversación invitan tus observaciones!

En primer lugar, hago referencia a la cita de Ted Chiang: “La ciencia ficción como laboratorio filosófico”. Tal como lo veo, fueron los grandes griegos quienes vislumbraron la necesaria alianza entre filosofía y ciencia desde sus inicios. Cito a un gran filósofo chileno, Alejandro Serani Merlo, quien analizando la obra aristotélica dice: “Jamás el análisis en cuanto análisis podrá encontrar lo analizado porque, justamente, es de lo analizado que se ha hecho abstracción, para poder realizar el análisis”. Para que la ciencia dé frutos, debe primer existir lo que Aristóteles llamaba los “puntos de partida” a partir de la potencia intelectiva, lo que el mismo filósofo griego denominaba Nous. Para que la ciencia pueda ser herramienta de la especulación, necesita la pregunta filosófica inicial, de lo contrario será infértil el intento de acceder a lo desconocido, lo nuevo. Y cuando a esta alianza para la especulación se le agrega una intención artística (arte, en cuanto a la interpretación Tarkovskiana de toda aquella creación humana que busca enriquecer el “alma”), pues entonces se han sumado los ingredientes para generar ciencia ficción. Independiente del dinamismo semántico para definir el género en cuestión, esa hermandad de filosofía, ciencia y literatura, vienen a explicar lo que entendemos por este modo de arte escrito: sin limitarlo, sin estigmatizarlo, sin infantilizarlo, sin encadenarlo. Los ingredientes podrán pasar inadvertidos, pero siempre han estado ahí subyacentes. Así al menos comprendo los núcleos de esto.

En segundo lugar, me aterrizo a los confines de la literatura fantástica. Creo que nadie se ha referido mejor a la ciencia ficción que Philip K Dick en sus conocidas cartas, siendo increíblemente sencillo y preciso. Parafraseándolo, el autor estadounidense se refiere a la ciencia ficción como la desfiguración de la realidad a partir de una idea conceptual (no trivial ni meramente extravagante), plausible, que aún no sucede o ya no sucedió (en tanto que no solo trata del futuro, sino también de alternativas pretéritas). Y agrega que la buena ciencia ficción viene siendo la que estimula el intelecto del receptor hasta el punto de incitarlo a cocrear con el autor. Pero lo que más rescato, y citaré textual, es su capacidad de diferenciar fantasía y ciencia ficción (lo que a mi juicio desde entonces está zanjado con una claridad más diáfana imposible). Dice el escritor:

“Ahora tratemos de separar la fantasía de la ciencia ficción. Es imposible, y una rápida reflexión nos lo demostrará. Fijémonos en los personajes dotados de poderes paranormales; fijémonos en los mutantes que Ted Sturgeon plasma en su maravilloso Más que humano. Si el lector cree que tales mutantes pueden existir, considerará la novela de Sturgeon como ciencia ficción. Si, al contrario, opina que los mutantes, como los brujos y los ladrones, son criaturas imaginarias, leerá una novela de fantasía. La fantasía trata de aquello que la opinión general considera imposible; la ciencia ficción trata de aquello que la opinión general considera posible bajo determinadas circunstancias. Esto es, en esencia, un juicio arriesgado, puesto que no es posible saber objetivamente lo que es posible y lo que no lo es, creencias subjetivas por parte del autor y del lector”.

Y ya está, y siempre ha sido así: una trata de lo plausible y la otra de lo implausible. Y no hay más misterio ni dificultad, tan solo que el juez final viene siendo, inevitablemente, el simbiótico escritor/lector en su tiempo determinado.

Esas son mis palabras hacia la ciencia ficción, que, al desmenuzarla, me atrevo a decir que siempre ha estado y siempre estará con la humanidad. Parece ser una expresión innata de nuestra naturaleza. Y cierro con una frase tuya que me ha fascinado y que apoyo: “(…) la realidad de las cosas es que sí importa. Por lo tanto, la ciencia no es una excusa, un Macguffin cinéfilo, una excusa para reacometer los eternos temas de la literatura, sino para explorar campos relativamente nuevos”.

Es, sin dudas, un tema a disfrutar por horas y horas, siempre acompañados de un buen café.

¡Un abrazo desde Santiago!

Leonardo Espinoza Benavides